30 de mayo de 2015

Tejiendo Perú: el canal peruano en Youtube que teje con Esperanza

Hay un contacto muy emocional en el tejido que Esperanza Rosas comparte junto a su hija, Ana Cecilia. Lo hace mediante Tejiendo Perú, uno de los canales de Youtube con más reproducciones en el país, que muestra los secretos de este oficio y enseña a compartir y ser solidarios. 

Los momentos devastadores ocurren irremediablemente en nuestras vidas y, de ellos, nos quedan pocas alternativas: asimilarlos, recuperarse, aprender y, solidariamente, compartir las lecciones que se puedan sacar. Por ejemplo, cómo superarlos.

Esperanza Rosas es solidaria. Lo es más, después de que un cáncer de mama le arrebatara la vida a su hija Patty; pero, no obstante esa adversidad, no está sola. Su talento y dedicación por el tejido le permitió ganar miles de hijos y nietos virtuales. Ella sostiene que en cada video que sube, además de aprender acerca de la forma más sencilla de tejer, ganan una compañía invaluable, capaz de ocupar un espacio vacío de sinceridad.

Publicación original para Variedades de El Peruano. En la imagen, Esperanza junto a Ana Cecilia.

Esperanza nació en Luya, un pueblito de Amazonas. Teje de toda la vida. Su abuela, tías y madre –cuenta– realizaron esta tradicional práctica que antes desarrollaron magistralmente gran parte de nuestras culturas precolombinas y ella, con la observación, heredó.

Pronto llegó a Lima y con el nacimiento de sus hijos se dedicó, con más ahínco, al tejido, practica que en pocos años le permitió convertirse en una de las youtuber con los videos más reproducidos en el Perú (más de 160 millones de visualizaciones, a la fecha), en cerca de 1,100 videos.

Sin embargo, el éxito lo consiguió, como la mayoría de veces, luego de que una puerta se cerrara. Tras la devastadora pérdida, Esperanza no solo se refugió en el tejido, sino que también decidió compartir lo que había vivido, animando a que otras madres hicieran lo mismo y, desde una perspectiva solidaria, ayudarlas a reconstruir sus tejidos familiares afectados por el infortunio.

“Mi madre encontró un concurso en un canal de cable de manualidades y nos insistía que quería compartir su tejido. Hicimos el video, pero no ganó. La decepción fue enorme; pero uno de mis hijos nos dijo que podíamos subirlo a Youtube”, recuerda Ana Cecilia. Se cerró una puerta, pero se abrió otra, que, en realidad, fue una ventana, virtual y mundial.

Ahí empezó todo. Desde el primer video (espacios abajo), el éxito (y principal motivación) fue la respuesta de los seguidores. “Ver que tuviéramos 80 visitas, era un montón para nosotras. Sobre todo por los mensajes. Desde un principio nos trajo un montón de alegrías”, refiere Ana Cecilia.



Ahora los videos de Tejiendo Perú tienen, en promedio, 3 millones y medio de reproducciones por mes y, gracias a la dedicación puesta, se ha convertido en el trabajo de Esperanza y Ana Cecilia. Pero un trabajo que les apasiona, divierte y permite compartir.

Además, manejan más de cuatro exitosas cuentas en redes sociales (en Facebook y Twitter tienen más de 150,000 y 10,000 seguidores, respectivamente). “Mi madre revisa todos los comentarios y contesta uno por uno”, indica Ana Cecilia.

“Siento que las personas que entran a la página y te escriben son amigos. Emociona mucho. Con los mensajes ustedes me ayudan mucho más a mí que yo a ustedes”, responde Esperanza.

¿Y dónde radica el éxito? “En hacer lo que amas, lo que te apasiona, con dedicación, sin tener la necesidad, necesariamente, de pensar en cuánto será la remuneración”, sostienen.

Nos explican que, para elaborar tan meticulosos y preparados videos, dedican toda la semana en su producción. La elección de los temas se hace de acuerdo a lo que sus seguidores proponen. Personas que les han pedido comprar sus tejidos, aunque ello, por ahora, no está en sus planes. “Se trataría de formar un equipo”, refiere Esperanza.

Ana Cecilia y Esperanza. (Foto: www.tejiendoperu.com)

Pero sí tienen planeado, en un futuro, realizar talleres. Y, sobre todo, impulsar y difundir la Fundación Patty Rosas, con el fin de acompañar a las familias que pasen por situaciones similares. “En cada uno de los videos que hacemos difundimos la importancia de la prevención del cáncer para su diagnóstico temprano”, refieren.

Actualmente, Esperanza tejé y no solo en compañía de sus millones de seguidores. Ella, afortunadamente, ha trasmitido su arte a Ana Cecilia y, además, en una de sus nietas, Lorena. “Es la quinta generación”, manifiesta.

Y, aunque el tejer –puntualiza– es una cuestión muy personal, hay un contenido emocional en hacerlo. “Y mediante las redes y los mensajes hemos corroborado que sí se establece un vínculo entre las personas. Es una tremenda satisfacción", afirma. Tanto para ellas, como para nosotros.

***************
NUEVA ECONOMÍA DEL INTERNET
Para Susana Pabón, gerente de Comunicaciones y Relaciones Públicas de Youtube para el Perú y Colombia, el éxito de Tejiendo Perú consiste en que logró entender que los temas de nicho, en este caso el tejido, son importantes porque es lo que la audiencia está buscando.

“El canal ha tenido muchos éxitos, no solo en el Perú, sino que ha trascendido las barreras geográficas. Gracias a que hacen lo que les gusta, conectándose con audiencias de todo el mundo y a la vez generando ingresos, que permite crear lo que llamamos 'la nueva economía de Internet'", indica.

Canal de Tejiendo Perú

Refiere que, en el Perú, existen diversos canales y de temáticas variadas, desde youtubers de entretenimiento, pasando por la belleza y el deporte. "Por ejemplo, tenemos a Katherine Esquivel y su canal de moda 'What The Chic' que es seguido no solo en el Perú, sino también en México, Estados Unidos, Colombia y España", agrega.

Así como Esperanza, también existe otro canal denominado 'Taller Manual Perú', de Liliana Vega, que, a la fecha, tiene más de 180,000 suscriptores. Cabe indicar que, según cuenta Pabón, Liliana dejó de dictar los talleres presenciales que daba para dedicarse de manera exclusiva a la producción de contenido para YouTube.

Otro ejemplo de youtuber exitoso en el Perú es Anthoni Montalván, quien ya es un empresario digital. Su canal 'Tr4iner', que brinda consejos para ejercitar el cuerpo, tiene más de 380,000 suscriptores de diversas partes del mundo.

También está Bruno Morales, un joven que estudió informática, tuvo su primer trabajo en el almacén de una tienda por departamento y ahora posee un canal de entretenimiento por Internet.

"Su talento para entablar conversaciones con franqueza y reírse de sí mismo son sus mejores armas para posicionar a 'Brunoacme' como uno de los canales peruanos de YouTube más visitados, sus casi 400,000 suscritos así lo demuestran", indica la representante de la red social.

[Parte de este texto fue publicado el 29.05.2015 en Variedades de El Peruano. Acá en scribd].

Share:

Definición

Somos bloggers, seámoslo siempre.

Tuirer

Nación Zuckerberg

Documentos en Scribd

Documentos en Scribd
Textos desclasificados.

En Youtube...

En Youtube...
"La vida sin música (y sonidos) sería un error".

De visita